incóMODA

por Victoria Pichel

Aritmética de la moda
La semana pasada me di cuenta lo dificil que es vestirse en función de la suma clima + actividad + medio de transporte.
Me explico. Y apelo a la memoria ¿emotiva? de cada uno que lee, sobre todo de las lectoras, puesto que no he escuchado hombres quejándose de alguna prenda incómoda.

Acordate de esa vez que saliste a la calle hecha una modelito de Elle, que te gritaban diossssa lo' muchacho' y zas, te acordaste que no habría una limusina esperando en la puerta, sino que debías tomar un colectivo a tres cuadras. Venía lleno y no hallaste forma de hacer equilibrio arriba de los stilettos. En la primera frenada le estampaste la cartera en la cara a una flaca que dormía. Y antes de llegar a tu parada, el maquillaje había sufrido serios embates por el calor humano reinante.
Fail.

En otra ocasión, te hiper produjiste para ir al cumpleaños de tu amiga. Todo estreno. Pantalón de calce perfecto (¡viejazo!) como para causar afecciones cardíacas. Botas de caña alta de cuero lustradas y sweater de cuello volcado de pura lana 100% sintética. Y el tapadito recién comprado. Ideal para que te “cace” Fashion Forward de improviso. Pero a las chicas se les ocurrió ir a conocer el nuevo indian food que abrió en el barrio top del momento. Y así es que sentaditas al piso, como indios –naturalmente- pasaste las cuatro horas de la cena, soportando el amontonamiento de gente del restaurant, la comida hipercondimentada y el jean ajustadísimo que no permitía que la sangre irrigara hacia el cerebro.
Fail.

Por último ejemplo te recordaré la mañana ésa de verano, en que saliste a las 7.45 am, bastante atrasada rumbo al trabajo, vestida con lo primero que encontraste. Ese día a tu jefe se le ocurrió probar la opción frío polar del aire acondicionado, ubicado justo arriba de tu escritorio. Y ahí fue cuando te acordaste del ancestral proverbio maternal: "llevate un saquito por si refresca", que, como habían pronosticado 39° de máxima, no creíste necesario llevar.
Fail.

Conclusión: es virtualmente imposible cumplimentar todas las premisas: salir bien vestida, a la moda, acorde a las temperaturas de todo el día y las circunstancias. Por lo tanto, lo mejor es relajarse y gozar, o en su defecto, destinar buena parte del sueldo en psicoanalistas y técnicas antistress. Ustedes eligen.

6 comentarios :

luciaM_ ,  7 de julio de 2010, 17:09  

Jajaja tengo tantas anécdotas que vienen a tema de tu columna que ni sé por dónde empezar! (Lo de los stilettos en el bondi, ejem ejem, nunca me pasó eh...) Genial Vicz, as usual =)

Thelma 7 de julio de 2010, 17:53  

Me pasa lo mismo que a Lucía, me vienen a la mente demasiadas anécdotas.
Pero desde chiquitas nos vamos acostumbrando a la incomodidad y aprendemos algunos truquitos para no pasarla tan mal ;)

Anónimo ,  7 de julio de 2010, 22:41  

Erase un día de verano en plena city porteña y yo divina rumbo una entrevista laboral, cuando al bajar de la Costera lo que fuera sandalia de taco se convirtió en chancleta... y así con cara de aca no pasa nada caminé hasta el 1º bar que encontré (tenía como una hora hasta que mi horario de la entrevista) y luego de pedir un cortado, le pregunté al mozo por un zapatero... y alli fui lo más rápido que pude (sin que se note el chancleteo, obvio) al zapatero más cercano (a 2 cuadras de mi tan ansiada entrevista), me acomodó y pegó el taco como pudo y casi en puntas de pie (chivando como loca pero tratando que el glamour no me abandone) entré y tuve mi primer entrevista laboral. Pueden creer que me tuve que ir a hacer tiempo para una segunda parte a la tarde... y yo prácticamente con la sandalia destruida me refugié en Galerías Pacífico (era lo más cerca que tenía) y así fue como estuve por 3 hs en un shopping sentadita mirando la gente pasar, deseando tener plata para aunque sea comprarme unas ojotas y sin poder mirar una vidriera!!!
Paci

Cintia 7 de julio de 2010, 23:39  

No nos olvidemos de un factor FUNDAMENTAL en este tipo de fórmulas q son las Leyes de Morphy.
SIEMPRE vas a tener algún tipo de problema. SIEMPRE. Él lo dijo.


clap clap una vez más para Vicz.

Silke Gerstenkorn 8 de julio de 2010, 7:59  

¡Muy buena!

En verano, siempre tengo un saquito negro, en el cajón del escritorio para sobrevivir esos -20°C de oficina! :)

Jane 8 de julio de 2010, 11:40  

Yo fui a un casamiento que hacían de día con unas hermosas sandalias altísimas y resultó que la fiesta la hicieron al aire libre en una estancia y todos bailaban sobre el pasto.
Hasta que me animé y terminé bailando descalza la pasé muy mal.

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.