incóMODA

por Victoria Pichel

El regreso de los muertos vivos

Desde la temporada otoño-invierno anterior que estoy teniendo una cierta pesadilla recurrente, maldiciendo el momento en que decidí deshacerme de tantas prendas de ropa que, naturalmente, iban a volver a usarse años después. Muchos años después. La pregunta que mi pesadilla se hace una y otra vez es: ¿cómo saber qué cosas de qué moda regresarán dentro de quince años, al momento de regalar la ropa que ya se pasó de onda? La idea sería evitarnos algunas compras, porque piensen que usar un accesorio de moda que encima es vintage nos transforma en semidioses inmediatamente.
Vamos a por lo ejemplos que clarificarán mi desconsolada situación:
Las plataformas: las mismas que usaron nuestras mamás cuando eran jovenzuelas de veintipico, volvieron, ¿cierto? Sí. Y más de una habrá ido corriendo a revolverle el ropero a la madre, un domingo a la noche, con desesperación, por saber ¡¡dónde metiste esos zuecos de madera que te vi en la foto de la primavera del 71!! Algunas habrán tenido suerte como yo, que, efectivamente, conservó las plataformas, aunque a mí los deportes en altura nunca me interesaron.
Los borcegos: ¡sí, chicas! Nuestra más tierna pubertad/adolescencia noventosa hace su retorno, subida a un par de borceguíes de cuero. ¿Alguien los guardó? Fueron más de quince años de escondite. Yo no usé borcegos en el ‘94 (tampoco vestido bobo, que por algo no han vuelto) y no sé cuántas habrán tenido la decencia de conservarlos. Bueno, pues ahí los tienen, borcegos para torturarnos a todas, lamentando el día ése de 2001, cuando se nos ocurrió decir: ay, esta antigüedad, ¡para qué la quiero!
Lentes “tipo” Ray Ban: (sí, tipo, no todo el mundo podía acceder a ellos) y cuando digo Ray Ban no hablo del modelo aviador, sino ese más chato, de marco negro, que hoy usa medio país. Yo tuve unos. Prácticamente de juguete, con patillas de color fluo. Los cuales, como se imaginarán, fueron regalados, vaya uno a saber a quién. No están más. Sí, ¡demonios! Yo y mi falta de prevision fashionista. De todas formas, mi miopía me impediría usarlos, por lo tanto, les digo: ¡bah!
Chicas, empecemos YA MISMO a hacer cuentas. Las que están más informadas saben cada cuánto, religiosamente, las modas vuelven, como que hay un Dios y se llama Dior. Las que no la tienen muy clara o los números no son su fuerte, anoten, porque antes de 2030, aún con tres hijos colgando de nuestros brazos o tramitando la jubilación, estaremos usando borcegos y lentes Ray Ban en la cola del Anses.

6 comentarios :

Marie 20 de abril de 2011, 17:45  

igual las modas vuelven, sí, pero con modificaciones, el borceguí de hoy no es exactamente el de los 90's

marxxiana 20 de abril de 2011, 18:45  

Te cuento una más triste?

De casualidad en la casa de mi mamá quedaron guardados unos borcegos noventosos en un altillo después de que me casé, los encontré de casualidad y feliz como una lombriz me los probé. Llego a casa con mi bolsa de borcegos "vintage" (nada de viejos o antiguos, eh?)y me recibe mi hija de 14, "a ver qué traés, má".

Sonaste, me dije, dalos por perdidos.

Ahora ella va feliz por la vida con MIS borcegos noventosos o con MI campera de jean Levis o con MI saco de paño o con MIS botas texanas o con MI campera entallada (y los wayfarer originales no te los sacó porque es miope y usa anteojos permanentes.

BUAAAAAAAAAA! mi hija es yo cuando tenía 15/20 años...

(((MORALEJA: sacos, camperas, zapatos de buena calidad y anteojos, TODO SE GUARDA!)))

Silke Gerstenkorn 20 de abril de 2011, 21:58  

Menos mal me guardé mis borceguís! :P

Es verdad, hace unos años salí volando a ver por una camisa que le vi a mamá en una de esas fotos del 71, pero ya la había regalado, pero sí tenia esas plataformas, pero con la mala suerte, que a mi señora madre se le ocurre calzar 36 y yo 38!! Y no, no me voy a cortar los dedos por esas plataformas..
Pero sí guardaré algunas cosas para Emma.. en 15 años les cuento como me fue.

Lucía 20 de abril de 2011, 22:29  

Yo tiro/regalo todo lo que estoy segura de que no me volveré a poner, aunque me entre y aunque la moda vuelva.
Por ejemplo, los borceguíes. Me parecen un espanto.
Trato de seguir la moda, pero adoptando sólo lo que me gusta y me queda bien. El resto, clásicos.
Y como ya he dicho por acá en alguna ocasión, me importa muy poco que se usen los zapatos/botas de punta redonda. No pienso abandonar mi calzado pointy porque me encanta :P
(Yo también tenía los anteojos con patitas fluo, en el 90 o 91... horror, decí que una era chica...)

Ayloviu 20 de abril de 2011, 22:33  

Si vieras las fotos de mi mamá en los '60 y '70...te morís!! botas de caña alta, borcegos, tapados, todo todo igual a ahora, salvo porque son en blanco y negro no te darias cuenta que son viejas jaja es genial!!!!

Sil 22 de abril de 2011, 20:29  

En el 94 no usé borcegos ni pienso usarlos ahora, pero me parece que cada vez que se vuelve a usar algo no es exactamente igual, como mencionó Marie, como para que se note la diferencia entre las cool y las pobretonas que rescatan antigüedades del fondo del placard.

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.